Proyecto: “Los libros de la buena memoria”
Intervención artística sobre libros infantiles prohibidos durante la Dictadura cívico-militar (1976-83).
“Este proyecto se llevó a cabo en los talleres de Lenguajes Artísticos Expresivos -Plástica- de los Profesorados de Formación Docente Inicial y Primaria ENS N°1 Roque Sáenz Peña y ENS N°2 Mariano Acosta, de la Ciudad de Buenos Aires en el marco de las actividades de la Semana de la Memoria 2019.
La propuesta consistió en indagar lo acontecido en ese periodo nefasto de la
historia argentina en relación con la prohibición de libros infantiles. El objetivo fue problematizar, en cruce, temáticas como la censura; la noción de “peligrosidad” en la literatura destinada a niños y niñas; el rol de los docentes como mediadores culturales y como dadores de derechos y su relación con este capital cultural y simbólico; y el despliegue de “contrabandos” literarios en tanto signo de resistencia. Estas reflexiones grupales fueron el disparador para la generación de producciones visuales tridimensionales a partir del libro como objeto.
El libro evocado, se hace presente al tomar cuerpo como material de trabajo, invitando a transformarlo. Ideas y emociones se abrieron paso en estas transformaciones colectivas de la materia descubriendo múltiples sentidos tanto para los productores como para los espectadores.
Estas intervenciones fueron realizadas poniendo en juego algunas de las operatorias del Arte Contemporáneo, no sin antes apreciar un repertorio de obras de diferentes artistas que trabajaron sobre la intervención de objetos.
Diversos campos de conocimientos: la historia reciente, la literatura, las artes visuales fueron amalgamándose para concluir en un evento institucional, la muestra de estos trabajos, que luego recorrió las instituciones.
En el marco del avance de modelos neo-tecnicistas, en los cuales la formación docente es traccionada hacia evaluaciones estandarizadas, que tienden a validar lógicas academicistas, el arte interrumpe lo cotidiano poniendo en valor, experiencias estéticas, poéticas personales y disponibilidad institucional. Nos preguntamos si tales cuestiones no resultan necesarias para promover subjetividades docentes capaces de configurar prácticas significativas en las complejas condiciones del presente. Un legado cultural significativo, recreado reflexivamente, mediante la invitación a dejar huella tangible de esa transformación, en la producción de un objeto del cual se constituyen en autorxs aquí y ahora. Luego, los objetos se ofrecen generosos a la ceremonia del encuentro en el espacio público escolar. Un proceso creativo en el que late la dinámica comunitaria, que escapa a toda estandarización, que se torna potente por su peculiaridad y cuyas resonancias personales dan cuenta de lo que los lenguajes artísticos pueden aportar a la formación de docentes generalistas.
La multiplicidad de miradas de lxs estudiantes-autores, se materializan dejando huellas singulares en la construcción de una trama compartida sobre un contenido significativo. Modos en los cuales el espacio de la formación docente se ofrece a la participación y a la deliberación sobre lo común.
Espacios donde la diversidad de trayectorias personales es convocada a la
acción. Es en estos micro-espacios sostenidos en lo cotidiano, donde se aloja
el trabajo de construcción de mundos que resisten el vendaval de la desmemoria que propone insistente el sistema, y donde se habilita la
interrupción como gesto político pedagógico.”
Andrea Visintin. Lic. en Artes Visuales UNA. Arquitecta, UNMdP
Instituciones a las que pertenece: ENS N°1, 2, 9, ISPEI Sara Eccleston CABA.
Claudia Loyola. Lic. y Prof. de Cs de la Educación. FFyL UBA. Prof. de
Enseñanza Primaria
Instituciones a las que pertenece: FFYL UBA, ENS N°1, ENS N°10, ISPEI Sara
Eccleston CABA.